viernes, 5 de octubre de 2012

Breve reseña sobre "La crisis de la democracia y la lección de los clásicos" de N. Bobbio

Norberto Bobbio escribió en 1984 un artículo * que tituló “La crisis de la democracia y la lección de los clásicos”. En este artículo analiza tres grandes problemas de los que, según el autor, adolece la democracia: la ingobernabilidad, la privatización de lo público y el poder invisible.

El primero es expuesto del siguiente modo: “Nos vemos obligados a constatar cada día más que la máquina estatal, incluso la más perfecta, se ha hecho demasiado débil y demasiado lenta para poder satisfacer todas las demandas que los ciudadanos y los grupos formulan.” Y esta circunstancia alcanza un alto grado de perversión teniendo en cuenta que “(...) el régimen democrático es precisamente aquel que más que cualquier otro facilita, y en un cierto modo requiere, la presentación de demandas por parte de los ciudadanos y los grupos”.



Continúa Bobbio afirmando que las dos soluciones extremas a este problema son, por una parte, la disminución forzada de la demanda (que llama solución autoritaria) y, por la otra, el reforzamiento y mejora del estado de los servicios (que denomina solución socialdemocrática). La primera de ellas, tenderá a comprimir “la capacidad los ciudadanos y los grupos para proponer nuevas demandas mediante la supresión de todas aquellas instituciones, desde el sufragio universal a las libertades de publicación o de asociación, que caracterizan la ciudadanía activa”.

El segundo problema, la privatización de lo público, consiste en que el estado contemporáneo se presenta como una inmensa transacción entre diversos intereses privados de modo que el gobierno (como titular del poder efectivo del estado) actúa como un mero mediador y garante de los acuerdos establecidos entre las grandes organizaciones. De este modo la privatización de lo público implica que las relaciones públicas entre representantes públicos y los grupos sociales organizados, que deberían ser impersonales e indirectas, dejen de ser públicas para convertirse en relaciones privadas de clientela.

Por último, el tercer problema de la democracia, que Bobbio denomina el poder invisible, hace referencia a la opacidad en las decisiones y acciones públicas. Dice Bobbio que “El estado democrático es el estado donde la opinión publica debería tener un peso decisivo para la formación y el control de las decisiones políticas”. Y para ello es necesaria la visibilidad del poder y la transparencia de sus procesos.

Este panorama que Bobbio dibujaba en los años ochenta es hoy una imagen realista (y dramática) del presente. Una imagen de una democracia carcomida que hemos de observar muy cuidadosamente para darnos cuenta de sus desviaciones.

* En castellano en "Crisis de la democracia", N. Bobbio, G. Pontara y S. Veca. Ed. Ariel, 1985, págs. 5-25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario